Un acercamiento al mundo “tuning” en Santo Domingo

Por Miriam Veliz

11885052_844997202244642_8068316671782085212_nPasión… ¿No es eso lo que nos mueve? Cuando algo nos atrapa de ese modo dejamos de vivir en automático, nos llenamos de entusiasmo, sentimos la sangre correr por las venas. Y ¿qué cosas causan pasión, enamoramiento? Dejando fuera el romance por un momento, para el grupo del que les voy a hablar hoy, la pasión son los autos. Y dentro de ese renglón, el mundo “tuning”, porque ellos no quieren tener un auto como cualquiera, sino algo único, exclusivo.

De eso se trata el “tuning”, de personalizar, haciendo adaptaciones, su auto. Un hobby especial que va ganando cada vez más adeptos en diferentes partes del mundo, y en este amado país.

“Uno no entra al mundo ‘tuning’ de golpe. Uno tiene un amigo que está en eso, creando y desarrollando un proyecto, y se pone a ayudarlo, y va ‘entrando’ en esto… Cuando puede comprar su auto, un auto “normal”, claro, empieza a crear su proyecto, a hacer cambios, poco a poco”, me cuentan integrantes del “7macivic”, un grupo de dueños de autos Honda Civic de la séptima generación (esto es 2001-2005) que se inició en enero, hace menos de un año, con cuatro o cinco integrantes y ya tiene treinta. Como ven, está en franco crecimiento. “Somos una familia”, dice Jesús Sánchez, presidente de este equipo aun dominado por hombres, pero que acepta mujeres (“teníamos una, pero se tuvo que retirar temporalmente”, explica).

El equipo llama la atención. Solo imagine que va por la calle y ve un Civic reformado (aros diferentes, gomas, mucho más bajito de lo habitual, super cuidado… y de momento se da cuenta de que hay otro similar al lado, y otro, y otro… todos de la misma marca, todos cuidados, todos con adaptaciones… aunque solo se reúnan cinco, la gente los mira, y admira. Ahora suponga que no son solo cinco, sino veinte, veinticinco, treinta… Impresiona. Los ven y quieren hacerles fotos. Normal. ¡Y ellos felices! ¡Admiran sus autos, lo que han logrado con ellos… y sueñan con el próximo paso en su ‘proyecto’, cómo se verá cuando le pongan la próxima pieza, le hagan el siguiente cambio!

Pero esta es una pasión costosa y que requiere tener personalidad. Hay que saber lo que se busca, no cambiar a lo loco. “No puedes ligar estilos, porque se ve que no sabes nada”, dice Leonardo, quien me enseña su carro, al que ha modificado, entre otras cosas, el motor.

¿Estilos en “tuning”? ¡Sí! Hay muchos. Por ejemplo el “Racing”, Lowrider, DUB, JDM, Import, Custom, Rat… ¿Qué tipo de cambios puede hacer? Puede cambiar o adaptar el motor, la carrocería, quitarle peso para que el auto gane velocidad, bajar la suspensión, cambiar los asientos por butacas y el tipo de cinturón de seguridad. También puede ponerle piezas de fibra de carbón (bonete, baúl, guardalodos…)  comprar otras gomas, aros, cambiar el panel frontal, las luces, poner más tecnología, mejor equipo de música…

Para mí la gracia está en que estos grupos, que tanto llaman la atención por donde van, ya sea por sus aros, su carrocería y demás, hacen turismo interno. El lugar lo deciden en su “junte” mensual, que es “obligatorio”. Allí hacen planes para participar en eventos en diferentes puntos del país de otros equipos “tuning” (que hay varios) o pasear a conocer algún lugar particular, como el monumento de Santiago y la Gran Arena del Cibao, el estadio de Las Águilas que impresionó a Fernando, aunque es fanático del Licey; también han ido a La Vega y varios lugares más. El próximo plan: ir a comer mofongo ¡a Moca!, donde resulta que hacen uno especialmente famoso por rico y abundante. “Con uno comen tres”, nos cuenta Leonardo. Bueno, no será en cualquier lugar de Moca, comento. “No… en Mofongo La Terraza”, responden.

Hay muchas cosas que hacer, todo depende de tu proyecto, de lo que busques. Y lo rico es que se ayudan unos a los otros. Tienen un mecánico de confianza, su cómplice, y ahora están creando un fondo de ayuda, una especie de cooperativa para emergencias de los socios, pues, como les dije, este es un mundo caro, y hasta si se te funde una de esas luces especiales con que mimaste a tu auto, puedes necesitar ayuda… Les pregunto si tienen patrocinio: “Estamos buscando” –responde Jesús Sánchez, a quien animo pensando en que los notarían aun más si llevaran un logo en el auto, o en una camiseta, gorra–.  A las empresas, un llamado. Estos chicos participan en todos los eventos tuning que pueden (excepto el Toyota Day, que es una vez al año y es exclusivo para la marca, los demás son abiertos; el otro exclusivo y anual es el Honda Day… y ellos son Honda) Lo que ocurre es que todos, no importa de qué tipo sean, en que equipo estén, se ayudan. Y eso es otra forma de, siguiendo tu pasión, trabajar por un mundo mejor, más alegre y solidario.

Si quieren seguir a 7macivic, pueden hacerlo por Facebook e Instagram. Unánseles y disfruten compartiendo mientras recorren el país.  Vivan –y apoyen– la pasión.

Comentarios

Comentarios

touring

Touring – Dominican Republic

You May Also Like