SE ACERCA FEBRERO Y ARRANCAN LOS CARNAVALES

Por Victoria Curiel

carnaval Tuve el privilegio de residir por corto tiempo en la capital del Sol, Miami, y allí se practica la tradición cubana de “los carnavales”, que fueron de los aportes que llevaron los primeros inmigrantes llegados en las décadas del 50-60 a esa ciudad estadounidense, donde no se hablaba español, y desde hace muchos años se habla nuestro idioma más que el inglés, por las fuertes migraciones hispanas.

Se arranca finalizando el mes de enero, todo un movimiento de fiestas, que a mi modo de ver, es una manera de extender y no dejar caer los ánimos navideños, recién concluidos, lo que mantiene en parte la reactivación del comercio de dicho periodo.

Creo que en el país se va a hacer lo propio, porque ya vi que la provincia de Santiago, que de paso ya tiene su clúster turístico, arrancó con una rueda de prensa presentando los tradicionales lechones de sus barrios populares, que podemos disfrutar todo el año en el Museo Tomás Morel, folclorista santiaguense hermano del maestro de la plástica Yoryí Morel, quien también plasmó en sus lienzos todos estos iconos.

En 1795 ya había carnavales para las fiestas patronales, en honor a San Santiago, para Corpus Christi y para la carnestolenda (tres días antes del miércoles de ceniza), en la ciudad de Santiago de los Caballeros, cuyas manifestaciones provenían desde los días de la colonia española.

carnaval2

Al igual que en la ciudad de Santo Domingo, inicialmente el carnaval se dividía en función de la estratificación social de las clases sociales existentes en Santiago, con manifestaciones en clubes privados por parte de los sectores pudientes y en las calles de los barrios populares, particularmente en La Joya y los Pepines, de donde surgirán los Lechones y Los Pepines de la ciudad disfrazados con coloridos trajes atacándose mutuamente, siguiendo una larga tradición de vieja rivalidad entre ellos. Los Lechones usan máscaras que asemejan cerdos, mientras que los Pepines usan máscaras con cuernos puntiagudos.

En relación a nuestra propuesta fuera del país, recomendamos la de Miami, porque es un destino muy preferido de los dominicanos, y sobre todo, en fechas especiales y la celebración del Festival de la Calle Ocho es una de ellas. En esta ubicada en la Pequeña Habana (Little Havana) un sector popular del Distrito de Miami, Florida, Estados Unidos, dentro del Condado de Miami-Dade, se celebran las más floridas actividades, entre las que destacamos, los viernes de fin de mes y sus Noches de Galerías, así como el famoso festival orgullo de los hispanos.

Actualmente,la Pequeña Habana es un reclamo cultural para la comunidad cubana en los Estados Unidos, en donde se recrea el estilo de vida de su país natal. Los principales comercios se encuentran a lo largo de la Calle Ocho (Eighth Street) que posee su propio Paseo de la Fama con estrellas para Celia Cruz, Willy Chirino y Gloria Estefan entre otros artistas cubanos del exilio.

Entre sus atracciones turísticas está el Cine Teatro Tower, el festival artístico de los viernes culturales, el parque del dominó y los restaurantes, como el Versailles, en los que se pueden tomar platos típicos cubanos, como los plátanos maduros, la palomilla, la ropa vieja, la vaca frita, las masitas de puerco, los moros y cristianos, el sándwich cubano, el sándwich Elena Ruz de pavo y mermelada, el tostón, el mojito y el cortadito (café cortado o café con leche y flan) etc.

Tiene una población de aproximadamente 90.000 habitantes, en su mayoría latinoamericanos, con una mayor presencia de cubanos, seguidos por colombianos, dominicanos y nicaragüenses.

Anualmente se celebra el Festival de la Calle Ocho un carnaval caribeño con una asistencia de más de un millón de personas. Hace unos años, su fila de la conga entró en el Libro Guinness de los récords.

Comentarios

Comentarios

touring

Touring - Dominican Republic

You May Also Like