República Dominica: isla donde reinan las aguas Por Victoria Curiel

República Dominicana, nuestra isla ha sido dotada por Dios y la naturaleza por una vegetación privilegiada.  Esa vegetación de bosques, ríos y manantiales ha contribuido al desarrollo ecoturístico.

Lo dicho no debe interpretarse que no tenemos o hemos tenido periodos de escasez de agua, sin embargo, cada vez desarrollamos una conciencia de que el agua es vital y que es necesario que no cesen las campañas para contribuir a que no tengamos que sufrir penurias que en algunas partes del planeta conllevan a que desaparezcan seres humanos, que la tierra se agriete y surjan los impredecibles desastres naturales provocado en gran parte por el manejo incorrecto o abusivo de la naturaleza. Aunque sea paradójico el rápido crecimiento económico  y nuestra ubicación geográfica en la región Caribe nos producen huracanes, tormentas, inundacionessequíasterremotos e incendios.

República Dominicana ha hecho grandes esfuerzos y se enfrentado al reto, como país dependiente de una economía de servicios, como lo es el turismo, y continuamente desarrolla planes de rescate y mantenimiento de ríos, saltos y balnearios en todo el territorio nacional.

 

El turismo es una de las principales actividades económicas de la RD. De hecho, el turismo actualmente representa más del 18% del PIB y contribuye a más de un 30% del total de ingresos de exportación. Además, el turismo da cabida a más de 200 empresas y emplea a 200.000 personas. El turismo depende en gran medida de la calidad de los recursos hídricos y el entorno costero. No obstante, la industria del turismo no puede descuidarse con insuficiencia de servicios de agua, contaminación ambiental y otros servicios, cuyos manejos inadecuados provoquen terribles daños.

 

A manera de ejemplo, resaltamos pues la belleza y las ventajas de proyectos ecológicos realizados con todo el rigor para los viajeros amantes de las aguas y la vegetación.  Citamos entre los más importantes:

La Cascada Limón, es un espectacular salto que mide 50 metros de alto, con una hermosa piscina natural debajo, localizada en la comunidad del Limón en Samaná, al Noreste de República Dominicana. La Cascada el Limón está sumida en un bosque tropical en la península de dicha provincia. Es de impresionante belleza y se puede dar un paseo de unas dos horas en burros, a través del bosque tropical, que le conducirá al pie de una impresionante cascada de 55 metros de altura.  Este magnífico lugar está considerado como una caballera cristalina de la sierra de Samaná y de su abrupta geografía.

El Salto de Aguas Blancas, es una  de las atracciones turísticas de Constanza, situado a 20 kilómetros del municipio, yendo en dirección hacia Valle Nuevo y la Pirámide. Es un lugar de fuertes contrastes y belleza singular, formado por dos caídas de agua sucesivas, de un blanco que resalta. El acceso al punto donde se derrama el agua fue desbrozado y abierto al público hace poco, con la construcción de una obra sencilla y efectiva: un sendero rústico, que permite al visitante escalar a pie hasta la cima en un recorrido de alrededor de 600 metros. Este regalo de la naturaleza nos gratifica al observa en la cima el agua que baja al vacio, sentados en una terraza con bancos de madera para la contemplación y deleite…

Casi al inicio del sendero encontramos a un inglés, unido con una dominicana, que ha abierto un rústico restaurante en aquellas lejanías de bosque duro y frío, con oferta gastronómica limitada pero sugestiva, como la de un puerco a la roca, que se prepara bajo tierra. En el mismo trayecto, pero más cerca de Constanza, se ha instalado un restaurante de comida francesa, con una vista hermosa del cañón del Río Grande.

Jimenoa en Jarabacoa, en el hermoso municipio dominicano de Jarabacoa, que por su belleza natural y agradable clima ha sido bautizada como la “eterna primavera”, está ubicado a pocos kilómetros del poblado el Monumento Natural Salto de Jimenoa, uno de las principales atracciones ecoturísticas de la provincia La Vega.

Este destino turístico cuenta con dos enormes cascadas: una de de 40 metros de altura y la otra de 60 metros de altura con una piscina natural.

 

Para llegar hasta estas maravillas naturales, existen dos rutas. La primera es un decenso por un sendero ecológico rodeado por exuberante vegetación tropical. Sin embargo, la más concurrida es la segunda que bordea el Río Yaque del Norte y cruzando por puentes colgantes. En la cercanía de esta maravilla de la naturaleza, existen hoteles de montaña, cabañas y otras facilidades para tomarse unos días de mucho descanso y en compañía de la naturaleza.

La Confluencia en Jarabacoa, provincia La Vega, es uno de los principales atractivos turísticos de dicha provincia.  Es un balneario muy concurrido por los dominicanos y algunos turistas quienes gustan de conocer las bellezas naturales de este pequeño rincón en el centro de la República Dominicana.

Su nombre se debe a la confluencia de los dos ríos dominicanos: el Jimenoa y el Yaque del Norte.

Durante los meses de verano, la Confluencia da la bienvenida a miles de visitantes quienes llegan en carros, autobuses o a veces a pie para disfrutar en familia o amigos de su tranquilo ambiente y el clima agradable. Tiene en sus alrededores o parte alta unos chiringuitos donde degustar los famosos tostones de plátanos criollos, carnitas fritas, etc. El camino hacia la Confluencia está lleno de flores y vegetación abundante.  Sus aguas refrescantes se mantienen limpias y adecuadas para el baño. Existe un espacio especial para los niños pequeños, aunque siempre se deben vigilar. Visitantes también tiene la opción de realizar excursiones a caballo, pues allí ofrecen ese servicio.

Los Saltos de Bayaguana: Si estás buscando un lugar tranquilo para disfrutar de aguas refrescantes y los sonidos de la naturaleza, el balneario Salto Alto de Bayaguana es uno de los destinos obligatorios para aquellos amantes del ecoturismo quienes les entusiasman conocer los secretos naturales del país.  A pocos kilómetros del municipio de Bayaguana de la provincia de Monte Plata, y a una hora y media de Santo Domingo. Salto Alto es una atractiva piscina natural rodeada de naturaleza virgen, y debe su nombre a sus tres cascadas altas que caen desde más de 10 metros sobre sus aguas.

Comentarios

Comentarios

touring

Touring - Dominican Republic

You May Also Like