MI INOLVIDABLE CALLE OCHO

calle-ocho

Por Victoria Curiel

 

Vámonos de paseo por la histórica calle llena de deliciosa comida, lugares de interés y cultura hispana.

Hace unos años residí en Miami, y una cita obligatoria de los viernes y sábados en la noche era visitar la Calle Ocho, porque como le pasa a todo turista hispano que visita esta ciudad o piensa establecerse en ella, esta vía se convierte en un gran recuerdo de las plazas de los países latinoamericanos y caribeños, siendo esta vía principal la que conecta el histórico vecindario de la Pequeña Habana.

Esta calle reúne restaurantes, galerías, teatros y lugares nocturnos que muestran la cultura y costumbres que la comunidad cubana trajo a dicha ciudad.

Para los que visitaran Miami, en las fechas del Halloween, o para fin de año, le recomendamos primero que todo, dejar el carro estacionado y hacer el paseo caminando. Cuando vaya a la Calle Ocho no crea que dará un paseo por la Quinta avenida de Nueva York.

En la Calle Ocho no va a encontrar grandes rascacielos, ni una arquitectura deslumbrante; sin embargo el atractivo radica en la gente y en los acogedores negocios que allí encontrará. No sea tímido (a), y anímese a conversar con las personas que allí viven y trabajan. A pesar que la demografía de la pequeña Habana ha cambiado (ahora muchos la llaman la Pequeña Managua), la cultura cubana sigue teniendo una mayor presencia en lo que se trata de tiendas, restaurantes y galerías que allí se ubican. Aquí le ofrecemos algunos de los mejores lugares para visitar.

 

Parque Máximo Gómez

El comúnmente llamado “Parque del Dominó” sería sólo una plazoleta con mesas de cemento sin ningún atractivo sino fuera por los personajes que acuden allí diariamente a jugar este popular juego. El lugar cobra vida con la chispa de los jugadores-en su mayoría cubanos de la vieja guardia- todos “ochentones”, quienes le ponen sabor a cada mano de dominó. Al parque van turistas de todo el mundo, pero lo mejor para disfrutar la visita es conversar con los jugadores, quienes con buen humor accederán a explicarle el juego a los curiosos y hasta posarán agradablemente para la foto del recuerdo. Un mural sobre La Cumbre de las Américas de 1993 es el fondo que decora este parque.

Doblando la esquina no se pierda el paseo de las estrellas de la Pequeña Habana. En una clara alusión al paseo de la fama de Hollywood, este a diferencia es uno de estrellas latinas. Ahí puede encontrar las estrellas de sus celebridades latinas favoritas como Celia Cruz, Lucía Méndez, Willy Chirino, Gloria Stefan, y demás luminarias hispanas de hoy y de ayer. Ahí también en el cruce de la Calle Ocho con la 13 avenida encontrará un monumento homenaje a los héroes de la Bahía de Cochinos y otro al poeta y prócer de la independencia cubana José Martí. Una de sus famosas frases está estampada en busto hecho en su homenaje: “La libertad no se mendiga. Se conquista con el filo de un machete”. Este es un lugar ideal para tomarse un descanso.

 

Pinareños Little Habana To Go
1442 SW 8 St. 305-857-9720

Esta tienda de souvenirs está dentro de todos los paseos turísticos que se dan por la Pequeña Habana. Es como la tienda oficial para comprar artículos de recuerdo sobre Cuba y sobre Little Habana. Que no le extrañe ver un carro lleno de turistas europeos hacer una parada en esta tienda para comprar los recuerdos de rigor. El artículo estrella podría ser un tablero de ajedrez de plomo hecho a mano. Lo curioso es que las fichas no son blancas ni negras, sino son el ejército patriota cubano y el realista español. Otro de los artículos que llaman la atención son los Cuban Dolls o muñecos cubanos que recrean personajes pintorescos de la isla.

 

Sentir Cubano

3100 SW 8th St., Miami, FL 33135 305-644-8870
cubanfoodmarket.com

Quién iba a pensar que una afición por los productos de Cuba iba a terminar en una de las tiendas de souvenires cubanos más grandes de Miami. Miguel Vásquez una vez jubilado comenzó a vender los productos que él había consumido antes de dejar la isla a los 13 años de las marcas Materva, Jopiña, Malta Hatuey, Badia, Goya y otras más. “Luego me comenzaron a pedir guayaberas, sombreros, libros y yo me pregunté por qué no”, dijo Vásquez.

Ahora la tienda es todo un cajón de sorpresas. Aquí usted podrá encontrar, además de los comestibles, todo tipo de guayaberas-desde la clásica hasta la más moderna- dominós, sombreros, habanos, joyería, libros de Cocina y libros sobre la isla; pero lo más sorprendente son los artículos de colección que Miguel Vásquez tiene en una sección especial.

Algunos de los objetos pueden costar hasta 2 mil dólares, como la Cédula de libres de color que era un documento con el que los esclavos cubanos compraban su libertad. Los esclavos andaban con este documento en un estuche de metal que colgaban del cuello, también en la tienda. Don Miguel también tiene periódicos de la época, fotos de artistas, personajes de la vida social y de escenas cotidianas de Cuba.

También podrá encontrar monedas y billetes de antes de los 60s. Según Vásquez “Sentir Cubano” ha ayudado a decorar muchas de las producciones televisivas sobre la comunidad cubana como la Flor de Hialeah.

Dese una vuelta por Sentir Cubano y visite ese lugar especial que lo transportará a la Cuba de antaño.

Comentarios

Comentarios

touring

Touring - Dominican Republic

You May Also Like